DESPERTANDO A LA VIDA

16 septiembre 2009

Los significados que nos cuesta ver en las “enfermedades”

Filed under: 1 — chusju @ 18:53

Esta es una transcripcion de un pequeño fragmento de un curso de 20 horas que un doctor formado medicina clásica, especialista en la nueva medicina del Dr Hamer impartió en el 2007 a un grupo de médicos alópatas. Es sólo apenas unos minutos, pero os pueda calar profundo. Si me siento llamado, iré haciendo alguna transcripción más. Un abrazo y que lo disfruteis.

“Y en el pancreas? Algo que me había tragado, porque el páncreas es ya el órgano final (junto con el hígado) de digestión, porque va a meter los fermentos pancreáticos que van a convertir el quimo, el bolo que viene del estómago ya digerido y triturado, lo va a convertir a través de duodeno ya, ¿en qué?, lo va a partir en trocitos para ser asimilado, o sea que cuando tu llegas a la función pancreática, ya es algo que tenías ya dentro de ti, masticado, tragado, digerido en el estómago, ya iba a formar parte de ti (y te iba a hinchar), ¡y en ese momento van y te lo quitan!… conflicto de páncreas. Y ahí tienes el páncreas, el páncreas es cuando me han quitado una cosa que yo creía que era mía por derecho, por eso el páncreas lo vemos sistemáticamente implicado en los temas de herencias, los repartos de herencias. Por eso es cuando yo iba a hacer algo parte de mi y me lo han quitado ya, pero es que para quitármela, ¡fíjese lo que han tenido que hacer!, han tenido que meterme la mano por dentro, y llegar allí y tirar de ella… ¡¡pero si eso ya era mío!!, eso ya formaba parte de mi.

 

El hígado. Los problemas en el hígado son por una contrariedad indigesta en el territorio, me han contrariado, me han indigestado una cosa. ¿y que es indigestar una cosa? Cuando ya está digerida, cuando se va a hacer la última digestión, que es por ejemplo las grasas, que las digieren las sales biliares que se producen en el hígado… ¡ pues en ese momento me indigesto!, en ese momento digo ¡no, no puedo digerirlo!, osea, esto ¡me lo tengo que tragar!, lo tengo que pasar del estómago, pero cuando ya voy a hacer la última digestión… ¡esto es indigerible, no se puede digerir bajo ningún concepto! No se puede digerir que después de los años que yo he dedicado a mi empresa, vayan y me despidan  encima no me den ni indemnización, por ejemplo. Eso es en términos de psique. Porque la psique hace una traducción en octava superior de conciencia de lo que es un principio elemental de biología. Es pura biología pero llevada a una octava superior, mas intangible, pero al fin y al cabo relacionada totalmente en esa misma secuencia de octava con la materia, con el órgano.

El Alzheimer… ¿qué se pierde en el Alzheimer?, el alzheimer ocurre en aquellas personas que en su fuero interno han perdido ya la conexión con la vida, porque la vida que viven no les gusta, porque no les merece la pena ni siquiera vivir, pero ni siquiera lo saben, solamente saben que no les merece la pena vivir, saben que no les satisface la conexión con los demás, ¿para qué te sirve la conexión con los demás? Para interaccionar con los demás. Cuando la interacción con los demás es dolorosa o no es satisfactoria tu pierdes la conexión, es una conexión cortical; la corteza cerebral es la que te conecta con el mundo, gracias a la corteza cerebral tu te das cuenta de que estás vivo y de que estás viviendo en un mundo de relaciones, por la corteza cerebral entran todos los estimulos y te informan de lo que está pasando. La corteza cerebral te permite relacioanarte con el mundo… sino tienes corteza cerebral eres un vegetal, ni tienes conciencia de ti mismo ni del medio en el que vives ni el que te rodea. El alzheimer está perdiendo la razón de vivir, de vivir ¿cómo?, de vivir en relación. En el vivir en relación uno tiene deseos, tiene proyectos, tiene aspiraciones ante la vida, el deseo de vivirlos, tiene significado de vida, que unas veces será amargo y otras veces el significado será simplemente resistir… ¡fíjense, es que la gente hace maravillas para encontrar significado a la vida!, porque de lo contrario llega el alzheimer. Y vemos esa madre sacrificada total y absolutamente y que su vida ha sido una vida de calvario y de resistencia total y absoluta para poder dar de comer a sus hijos… pero a esa no le entra alzheimer, pero ¿por qué? Porque no le da tiempo , tu lo has dicho, porque está en el propósito, está en el propósito de vida. Pero ¿y de aquel que llega a los 65 años y lo y dice, yo ya no sirvo para nada y mis hijos van a su rollo y mis nietos no vienen a verme y estoy implíctamente pidiéndole al cielo que me lleve y no me quiere llevar? Pues si no me quiere llevar, me llevo yo, me desconecto de la vida… para qué estar en relación con un mundo que no me produce satisfacción? Y en ese momento se bloquea el circuito de la dopamina, se bloquea el circuito del placer. Si la vida no te es placentera, para qué conectarte con la vida, y no necesito saber cómo se va a funcionar el alzheimer, pero ahora yo puedo coger y cuando vaya a estudiar la fisiopatología del alzheimer, o la etiopatogenia del alzheimer, yo tengo que tener en cuenta cual es la función que se ha perdido y ver quien era dentro del cerebro quien mantenía esa función y probablemente empiezo a encontrar por qué se produce el alzheimer.

 

Los conflictos de Hamer (creador de la nueva medicina germánica) se pueden encontrar sabiendo la función orgánica. Miro la función del órgano y dónde se altera esa función y luego lo elevo  una octava a nivel psíquico.

 

Las vértebras:  los discos intervertebrales provienen del mesodermo embrionario,  mesodermo fibroso, es por tanto tejido conjuntivo. La hernia discal es muy interesante porque si estudiamos la función del disco vemos que aporta movimiento a la columna, pero movimiento con elasticidad,  y eso significa que no solamente le permite hacer movimiento sino amortiguar también fuerzas, amortiguar carga, amortiguar golpes. Entonces si hay algo mas, digamos que englobe más el sentido de la movilidad y sobre todo (imaginemos el movimiento de los juncos al mecerse a la orilla del rio, por efecto del viento)… y gracias a que tiene esa capacidad elástica de poder mecerse y acoplarse al viento, el junto no se parte. Pero si yo me convierto en roble y ahora viene la tempestad… bueno, pues va a depender de si la fuerza de la tempestad es más fuerte que la rigidez que ofrece el roble, el qué el roble se parta o no. Si la tempestad tiene mas fuerza que yo, me parto, me rompo. Y ese movimiento del junco, en nosotros es el movimiento del disco intervertebral. Esa elasticidad nos la da el disco, pero si yo soy rígido… vamos a mirarlo en la octava de la psique. Si yo soy rígido en mis posicionamientos,  y esa rigidez mía es una rigidez intelectual… pues ya me estoy poniendo las cervicales a caldo. Pero si es en lo que es el cuerpo de doctrinas de la vida, los ejes directrices, lo más central (las dorsales) es decir, la personalidad, pues ya me estoy poniendo las espaldas rígidas (las zona de las torácicas o dorsales) y ya estoy yo un tío tieso y soy un rígido y me voy a cargar las dorsales. Pero si soy un rígido en mis relaciones de pareja, eso de los pares de opuestos (zona relacionada con la polaridad cercana a la sexualidad), y entiendo que lo blanco es blanco y lo negro es negro y eso lo sabe todo el mundo y si tu no lo sabes el imbécil eres tu… ¡pues ya me estoy fastidiando las lumbares! Vean como esta conformada la columna en forma de “S”, lo que te permite hacer todos los movimientos de flexibilización, ¡flexibilización de tus propias cargas!, y ¡cuantas veces nos cargamos con nuestros propios razonamientos y nuestras propias percepciones de la vida que nos convierten en rígidos y nos convierten en las víctimas de nuestros propios pensamientos. Y si ustedes son capaces de ver ese matiz, son capaces de entender el significado de “no juzguéis y no sereis juzgados”, porque hay una gran equivocación en el análisis de esa frase. Porque eso es poco menos según nos contaron los curas, que lo que nos va a pasar a todos por juzgar, luego cuando subamos a ese supuesto señor de barba o del ojo dentro de un triángulo y nos va a echar una sentencia del carajo por haber juzgado… entonces seremos juzgados. Y si nosotros hemos juzgado a los demás, nos juzgaran a nosotros. No hombre, no!!, el no juzguéis y no sereis juzgados, significa que cuando tu juzgas, ¿Qué es juzgar?, juzgar es elegir, es posicionarte, y cuando tu te posicionas te conviertes en esclavo de tu propio posicionamiento. Juzgar significa que el juicio que haces por el mero hecho de hacerlo se revuelve contra ti, y te conviertes en esclavo de tus propias sentencias. Y eso que te da, ¡rigidez! Y eso te troncha, porque tu eres pura elasticidad, eres puro movimiento. Entonces tu vas a ver las hernias discales casi siempre en gente que es muy justiciera, que juzga mucho a los demás, pero que el juicio se vuelve contra el porque eso le da rigidez y si esto tiene que ser blanco es blanco y si tiene que ser negro es negro… y eso es rigidez. ¡Don José, don José, ¿cómo es posible que usted haya llegado a los 99 años y tenga este estado de salud tan maravilloso?, Pues mire, yo creo que ha sido por no discutir nunca con nadie. ¡¡No hombre, como va a ser eso!! Bueno, pues no será por eso…

 

Esa es la relación de Hamer entre psique, cerebro órgano, y lo que nos pone realmente de manifiesto es eso, que los conflictos no son conflictos en si mismo, porque entonces si que estamos en un puñetero determinismo y eso es un mundo determinado ya de antemano y entonces aquí, pues yo me borro, me bajo, que esto se pare que yo me bajo… sino que todo depende del color del cristal con que miramos las cosas. Las situaciones en si mismas no son conflictuales, tu eres el que las convierte en conflictuales. Puedes encontrar eso como una herramienta de crecimiento, no es la única, porque sino tendríamos que pasar todos por el calvario del sufrimiento y el dolor para crecer, que es una idea que nos hicieron creer hace ya muchos años y el problema es que no se nos quita de la cabeza. Y por eso pensamos que por la via del sufrimientos se crece. Sí, no decimos que por esa via no se crezca. Nadie dice que en una bicicleta no pueda llegar al Everest, pero es muchísimo mas fácil llegar en helicóptero. Por la via del sufrimiento se llega cuando no se sabe llegar por otra via, bien, pero no es la única via.”

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: